AMADH

Asociación de Mujeres Argentinas por los Derechos Humanos

Quiénes somos

 

Nuestra organización nace en 1995, cuando un grupo de mujeres en situación de prostitución se organizan en la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) para hacer frente a la violencia policial por la aplicación de los códigos contravencionales que persiguen y reprimen a las personas en situación de prostitución.

En el año 2003, luego de profundos debates sobre la validez de la figura de “trabajadoras sexuales” y su sindicalización, decidimos desvincularnos de la CTA. Nos constituimos jurídicamente como la Asociación de Mujeres Argentinas por los Derechos Humanos (AMADH), manteniendo también la sigla que construyéramos con nuestro trabajo: AMMAR Capital.

Sin embargo, luego de que nuestras palabras fueran muchas veces tergiversadas y nuestra organización invisibilizada, en el año 2013 decidimos abandonar este nombre, considerando que el mismo ya no nos representa, ya que nuestra institución no reivindica la condición de “meretrices”, sino que se define, en cambio, por la constante lucha por los Derechos Humanos de las mujeres. Por estos motivos, adoptamos nuestra nueva sigla AMADH.

527895_379009508864613_405451165_n.jpg

En mayo de 2008 inauguramos nuestra sede en el barrio de Once donde desarrollamos múltiples actividades y programas tendientes a empoderar a las mujeres en situación de prostitución. Con el paso del tiempo, hemos logrado consolidar nuestra organización, fortaleciendo el trabajo con delegaciones en el interior del país como Corrientes, Santa Fe, La Pampa y Tucumán. Tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en el resto de las provincias desarrollamos trabajo territorial donde nuestras promotoras hacen recorridos semanales, tendiendo puentes entre las necesidades de las mujeres y el ejercicio de sus derechos. La demanda más recurrente es la de trabajo.

Hoy y desde nuestro nacimiento mantenemos activa la discusión por la inconstitucionalidad de los códigos contravencionales y las normativas vigentes en todo el país que penalizan a las personas que ejercen dicha actividad.

Al mismo tiempo, mientras seguimos exigiendo la implementación de políticas públicas integrales, trabajamos para responder a las necesidades y demandas de las mujeres. Para ello, asesoramos a legisladores y distintos organismos del Estado en la formulación y ejecución de legislaciones, políticas y programas sociales, laborales y educativos que respondan a las necesidades de las mujeres.

En este sentido, desde el 2012 trabajamos articuladamente con el Ministerio de Empleo, Trabajo y Seguridad Social de la Nación con el objetivo de implementar políticas públicas de integración socio-laboral que ofrezcan a las personas en situación de vulnerabilidad vinculada a la prostitución y/o explotación sexual y/o violencia de género, otras oportunidades para poder tener una autonomía plena.

Por nuestra labor, en el 2013 hemos sido reconocidas con el premio “Raquel Liberman” que nos otorgó la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Ciudad de Buenos Aires. El mismo reconoce a organizaciones no gubernamentales que luchan contra la violencia de género.

Nuestra lucha cotidiana apunta a ser reconocidas como ciudadanas plenas de derechos y a prevenir la situación de vulnerabilidad y exclusión social que nos arroja a miles de mujeres, niños y niñas a la prostitución y/o explotación sexual. 

Después de 16 años de luchas, debates y procesos políticos y colectivos, podemos afirmar hoy que la prostitución no es equivalente a la ofer­ta de cualquier otro servicio, de eso podemos dar fe. No queremos seguir aceptando en el futuro lo que nos impusieron, ya sea desde la cultura patriarcal o el sistema prostituyente.

Nuestra lucha es colectiva, y bus­ca que juntas podamos quitarnos las cul­pas para avanzar todas y todos por igual, peleando por nuestros derechos como mujeres a una educa­ción, a un trabajo, a la salud y a una vivienda, dignas.

10549129_736034366495457_1037011678224989030_o

A %d blogueros les gusta esto: